La Esencia de Marca y el desafío de entender a la “Generación Y”

La Esencia de Marca y el desafío de entender a la

Hace poco leí en el Diario La Nación un artículo muy interesante titulado “El Desafío de entender a la Generación Y” .  Éste y los retos que plantea, me llevaron a reflexionar sobre la relación que hay entre esa realidad organizacional a la que se intenta acoplar hoy a los jóvenes de la Generación Y y la esencia de marca, que es aquella idea capaz de articular y expresar un sentido y definir una identidad con la que los demás pueden relacionarse y conectarse.

El grupo etario que define la aceptación de las propuestas convirtiéndolas así en tendencias para el futuro son, en términos generales, los jóvenes de 18 a 24 años. Y estos ya han decretado que el mundo del “porque sí” ha muerto.  En este contexto, la edad de los “por qué?” se ha extendido y piensa no acabar mientras haya vida.

Inevitablemente, y como primer corolario de la búsqueda del sentido a lo que se hace, se impone un proceso de aumento de coherencia y autenticidad. Porque este proceso le da sentido a nuestra vida. Dicho de otra manera: la vida se juega en este proceso de búsqueda. Haciendo.

Y en este contexto ¿cómo transmite una empresa eso que los jóvenes le preguntan y buscan?

La única manera de poder hacer frente a este requerimiento de coherencia y autenticidad del mundo (sea por la demanda de sus clientes o de sus colaboradores) es teniendo respuestas claras y coherentes.

Ya no solo hay que saber qué hacemos. Tampoco alcanza con conocer cómo lo hacemos. Hay que tener clara conciencia de por qué lo hacemos.

Todo el grupo humano que conforma la empresa debe saberlo. Los Clientes deben enterarse.

Creo que la única o mejor manera de poder saberlo, transmitirlo e integrarlo en una empresa y que claramente lo perciban el mercado y los diferentes grupos de interés, es descubriendo y poniendo en palabras la Esencia de Marca. Que no es otra cosa que la propia búsqueda de sentido. Una respuesta a ¿Por qué existo como empresa?

Y esto no puede ir en otro sentido que el del propio hombre. Al decir de Viktor Frankl:

Ser hombre implica dirigirse a algo o alguien distinto de uno mismo

 

Así, una empresa tiene sentido si está dirigida hacia afuera, hacia “los otros”. Por eso, una empresa define una marca exitosa cuando surge de su esencia, del porqué de su existencia.  Como ejemplo puedo recordarles, entre otros, el caso de la Esencia de Marca de Apple, del que les hablé en otra ocasión aquí en Marcas Corporate.

De esta manera entendemos una marca en Corporate. De manera esencial. Colaborando con la empresa para que se analice de arriba a abajo, de adentro hacia afuera y 360 grados en su entorno. Y los ayudamos a que lo pongan en práctica, hacia el otro, hacia afuera.

Porque, como le dice Rachel a Bruce Wayne: “No es quién seas en el interior, tus actos son los que te definen“.

 

*Fuente imagen: diariocorreo.pe

Escribe un comentario

(no será publicado)