Propósito superior de Marca

Propósito superior de Marca

Si buscamos un factor común, transversal entre las diferentes generaciones, que defina una actitud subyacente que está moldeando los diferentes modelos de comportamiento en el mundo de hoy, podríamos decir que es la desconfianza.

Enfrentamos una crisis de confianza hacia el establecimiento, las instituciones, los modelos democráticos, los gobiernos, los partidos políticos, las empresas privadas y hasta el mismo capitalismo. “Todos me han defraudado”, es la frase recurrente. Las crisis económicas que han afectado y siguen afectando a las personas, generadas por el apetito insaciable de las grandes corporaciones, los riesgos generados por la sobreexplotación de los recursos naturales y los abusos en las esferas del poder, han llevado a que se tenga una visión casi apocalíptica del futuro inmediato; un sentimiento de impotencia pero acompañado a la vez por un gran deseo de actuar que busca ser encausado: “quiero ayudar al cambio, quiero hacer el cambio, pero no sé cómo”.

 

Las nuevas generaciones son escépticas, críticas, informadas, infieles, exigentes. Han descubierto que tienen poder, gracias a que su voz está siendo amplificada y difundida por las redes sociales. Su forma de relacionarse con las empresas y marcas ha cambiado: ya no buscan solamente bienes tangibles sino marcas con significado, que trasciendan la búsqueda de lucro y sean símbolo de un compromiso. Marcas con las cuales se puedan identificar porque están sintonizadas con los problemas que afectan a las personas, las comunidades, a la sociedad en general y al planeta. Marcas que tengan un propósito superior.

En la economía de hoy y los próximos años, las marcas que identifiquen su propósito superior y lo declaren, sobresaldrán del resto por su capacidad de compromiso social o ambiental. Pero sobre todo, porque trascenderán sus propios territorios de acción vinculando, estimulando, impulsando y premiando modelos de comportamiento que busquen un cambio significativo.

En este nuevo contexto, el rol más importante de un buen gerente de marca será el de establecer un diálogo íntimo entre su marca y las personas, logrando que estas alineen los valores corporativos con sus propios valores y asuman la marca como propia.

 

En Corporate/ materializamos el concepto de ‘Propósito superior’ como la base de la estrategia de marca que nutre la esencia y las demás definiciones. Así mismo, lo reivindicamos como guía de las organizaciones, porque les permite expresar su razón de ser en el nuevo mundo.

Escribe un comentario

(no será publicado)